El eclipse de Sol en la Casa de las Ciencias

El día 20 de marzo por la mañana podréis observar el eclipse de Sol desde la Casa de las Ciencias en A Coruña. Desde diversos lugares de Escandinavia se verá a la Luna ocultar completamente el disco solar. Desde la Península Ibérica, la ocultación será parcial, aunque serán los habitantes del noroeste los que tengan las mejores condiciones de observación. Desde A Coruña se llegará a ver el 76% del disco solar oculto por la Luna.

En A Coruña el eclipse comenzará después de las nueve de la mañana y terminará sobre las 11.15 horas. El máximo del eclipse –el mayor porcentaje de ocultación– tendrá lugar poco después de las diez. No llegará ni mucho menos a hacerse de noche, pero sí será perceptible una disminución de la luz ambiental y de la temperatura. Durante esta observación, el personal de la Casa de las Ciencias y miembros de la Agrupación Astronómica Ío proporcionarán recursos para observar el eclipse con seguridad, y compartirán con el público asistente su experiencia en la observación de eclipses totales.

La seguridad ante todo
La observación pública del eclipse que se celebrará en las inmediaciones de la Casa de las Ciencias, en el Parque de Santa Margarita de A Coruña, permitirán seguir el fenómeno con seguridad. Es preciso recordar que nunca se debe observar el Sol directamente sin protección, tampoco durante un eclipse. La intensidad de la luz del Sol es suficiente para producir daños irreparables en nuestros ojos. Las gafas de eclipse, si se encuentran en buen estado, pueden utilizarse para echar un vistazo breve al Sol, pero no se deben usar de manera continua durante una observación larga. Aún con ellas puestas debemos mirar al Sol solo durante lapsos cortos de tiempo. Estas gafas de eclipse jamás pueden ser usadas como filtro en binoculares o telescopios.

Tampoco se debe recurrir bajo ningún concepto a trucos caseros para la observación del Sol: no sirven ni las gafas de sol ni los cristales ahumados, radiografías, negativos o cualquier cosa parecida.

El peligro de la observación directa del Sol se multiplica si miramos a través de cámaras de fotografía o vídeo. El riesgo es extremo en el caso de prismáticos o telescopios, instrumentos que concentran la luz y pueden llegar a quemar físicamente la retina.

Afortunadamente los eclipses son fenómenos espectaculares y existen métodos para observar su progresión con total seguridad mediante la proyección de la imagen del disco solar.

CASA DE LAS CIENCIAS en A Coruña Cómo llegar

*Fotografía: Agrupación Astronómica Coruñesa Ío

Escribe un comentario