Escuelas bosque en Galicia

Arte, naturaleza, creatividad, aprendizaje…

 

No hay prisas. No hay un programa a seguir ni actividades dirigidas. El juego libre y espontáneo es fundamental. El aula es el bosque. Y son los niños los que marcan su ritmo. Así aprenden y conviven los niños y niñas en las Escuelas Bosque, proyectos que creen en una educación diferente.

Pese a existir alternativas como los centros Waldorf, las escuelas Montessori o las Madres de Día, algunas escuelas homologadas, grupos de juego y algunos proyectos centrados en pedagogías similares, lo cierto es que en Galicia solamente he encontrado dos escuelas inmersas plenamente en la naturaleza. Eso sí, las iniciativas de educación alternativa son una realidad, se cuentan unos 500 proyectos en España en el último año. Todas ellas para dar respuesta a una creciente necesidad de un cambio en el sistema educativo.

amadahi1

 

Nenea en Lugo y Amadahi en Oleiros abrieron sus puertas el año pasado para mostrarnos que otra forma de aprendizaje es posible entre los 2 y los 6 años. Sus impulsoras tienen en común una amplia experiencia relacionada con la educación infantil.

 

NENEA significa NIÑOS + NATURALEZA + ARTE

Los niños, la naturaleza y el arte son los pilares sobre los que se sostiene el modelo pedagógico del proyecto Nenea, situado en Lugo. “Pretende ser un proxecto educativo baseado no respecto á autonomía e ós diversos ritmos de desenvolvemento desde a equidade de xénero”, explica la fundadora de Nenea, Bibiana Marful. “O noso modelo pedagóxico comparte aqueles lugares comúns que atravesan todas as experiencias educativas que admiramos (Escolas na Natureza, Reggio Emilia, Montessori, Waldorf…) recollendo de todas elas o respecto á sabedoría propia da infancia, o seu potencial creador e o seu desexo de conquistar e entender o mundo con autonomía”, apunta. Junto a Sofía Otero y Zaika Álvarez pusieron en marcha Nenea como “un espazo común de desenvolvemento persoal, tanto de nenas e nenos como de familias e educadoras”.

nenea1

En Nenea tanto educadoras como niños se mueven con los ritmos que marca la naturaleza, “os nosos días son igual de variados que o clima de Lugo”, comenta Bibiana, “o grupo é heteroxéneo, polo que nenos e nenas de dous a seis anos conviven coas súas diferencias persoais, aprenden os pequenos dos maiores e os maiores dos pequenos. Respectamos os ritmos individuais”.

Un día cualquiera en Nenea comienza sobre las 9.30h de la mañana cuando las familias llegan a la escuela, charlan y se cuentan las novedades. Nada está fijado y cada día es diferente. Juego libre primero en el espacio interior y luego en el exterior. En esta época trabajan en la huerta, así que a primera hora toca regarla.  A media mañana se reúnen: “o grupo ten moita importancia é momento de plantexar inquedanzas, peticións, contar historias, sempre desde o respecto tamén ao silencio. As educadoras plantexamos un obradoiro, arte con pedras, modelado de barro, ioga, pintura, construción… no que poden participar os que queren”, explica Bibiana. Después preparan la comida que será sobre las 13.30h. Comerán todos juntos y a continuación, llega el tiempo de juego o descanso. A las 15h se despiden, charlan y deciden el plan para el día siguiente, cantan o cuentan un cuento. Reciben a las familias entorno a las 15.30h.

nenea2

Coinciden en filosofía e inquietudes, pero Nenea y Amadahi, comparten también rutinas de su día a día, siempre diferente y siempre emocionante.

 

AMADAHI significa Bosque de Agua

En Oleiros, en un entorno único de la Costa de Dexo, nace Amadahi, un espacio de educación creativa para niños y niñas. Este proyecto educativo nace del corazón de Paz Gonçalves, Silvia Pereira y María Mayorga. Me cuenta la directora, Paz Gonçalves, que no siempre siguen el mismo orden, pero todas las jornadas comienzan con el recibimiento de los niños y con una asamblea de niños y educadoras en la que deciden el menú del día. “Hacemos una ruta energética de quince minutos, bien por el bosque, la playa, el molino, los pinos… tenemos muchas posibilidades, hacemos paradas, los niños investigan…”, cuenta Paz, “y antes del almuerzo tenemos un momento grupo para lavar las manos, charlar, poner y adornar la mesa”. Después de la comida, “siempre elaborada con productos ecológicos, estacionales y de kilómetro cero” hay momento para el juego libre. “Creemos que el juego libre es el camino del aprendizaje, los niños crean su juego, sus materiales y sus normas”, apunta Paz. Sin prisas, en Amadahi después de comer dedican un tiempo al relax, a la siesta o a los cuentos. A las 15.30h es momento para despedirse.

amadahi2

Desde Amadahi consideran la naturaleza como un educador más: “la naturaleza es arte y nos brinda unos materiales y posibilidades, como ningún otro espacio”.

Jugar, reír, escuchar el mar, cocinar, imaginar, trepar, danzar, hablar con los árboles y el mar, decidir, descubrir, pensar, crear, compartir, cultivar, tomar decisiones… y CONECTAR con la Naturaleza

Al equipo de Amadahi le gusta crear comunidad, una tribu, de igual manera que a las educadoras e impulsoras de Nenea. Por ello en ambas escuelas bosque organizan de forma periódica actividades en familia para compartir conocimientos, experiencias y disfrutar de la naturaleza.

 

nenea3

………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Escuelas Bosque

Es cierto que la forma natural de aprender jugando libremente en la naturaleza es algo tan antiguo como el ser humano. Pero en la década de los años 20 es cuando se registra la creación de las primeras escuelas bosque modernas en Estados Unidos. En Europa la primera escuela infantil al aire libre nace en Dinamarca, en los años 50. Hoy se cuentan casi 300 escuelas bosque en ese país. A partir de 1968, las escuelas infantiles en el bosque comienzan a extenderse por Alemania donde actualmente superan el millar. Si queréis saber más sobre el origen, la filosofía y adentraros en este modelo educativo podéis conocer más en:

 

Pronto os contaré más, porque la verdad es que han quedado muchas cosas en el tintero…

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.