Conversamos con… Raquel Queizás

raquelqueizas

La imaginación, los personajes, los colores, las formas … los cuentos los permiten viajar por diferentes mundos, conocer otras culturas, nuevas historias, nuevos añicos de vida … Y como creemos en los cuentos y en lo importante que son para los más pequeños hoy conversamos con una contadora de historias, Raquel Queizás.

  • ¿Qué hay detrás de una sesión de cuentacuentos, aquello que no vemos?
  • Un cuentacuentos para niños tiene mucho trabajo detrás, hay que leer muchos cuentos, y tener las orejas y ojos muy abiertos para curiosear y atrapar historias, anécdotas, juegos, acertijos que andan por la calle, que se esconden bajo el zapato o están en la punta de la nariz. Para mí es importante saltar con los cuentos. Una vez que una historia llega al corazón viene lo más divertido, contarla. Puedes contarla con el libro ofreciendo éste como un regalo, un amigo, e irlo conociendo entre todos sin olvidar el diálogo con los niños. Ellos están sentados delante de ti y no son simples oyentes, conversan y participan. O contarlo sin libro; dramatizando la historia, empleando sólo tu cuerpo y tu voz, y también objetos y marionetas.
  • ¿Cómo consigues captar la atención de los niños?
  • Cuando voy a contar en las bibliotecas, en las salas de teatro, en los colegios, en la calle … Lo primero que hago es ver cómo está el ambiente; los niños vienen cansados, alborotados, con prisas … los escucho. ¡Tienes que ir con mucha energía, con muchas ganas de contar, tiene que gustarte, tienes que disfrutar contando e improvisar mucho! Puedes llevar preparada una sesión y tener que cambiarla in situ porque los niños son más pequeños de lo que uno espera, por ejemplo. Para captar su atención es importante hacerlos participar de alguna manera, bien ayudando con onomatopeyas a crear ambientes, respondiendo y dialogando con los personajes…
  • ¿Cuáles son las historias que mejor funcionan con los pequeños?
  • Depende de la edad de los niños, por poner un ejemplo a los más pequeños les gustan los cuentos sencillos y repetitivos y que hablen de su día a día, que para ellos ya es toda una aventura. Y por supuesto los clásicos, adaptados a su nivel de atención.
  • ¿Por qué son importantes las sesiones de cuentacuentos para los niños?
  • Es una hermosa manera de jugar y aprender. Para las niñas y los niños el cuento es un mirador hacia el mundo, a través de la palabra evocan en su imaginación un mundo por descubrir donde todo es posible. El cuento se convierte en un diálogo en el que el público comparte la experiencia de los personajes, creando un espacio idóneo para el trabajo en la educación en valores y en la resolución de conflictos mientras se disfruta de un momento de magia y diversión.
  • ¿Cómo podemos las madres/padres fomentar la lectura desde casa? 
  • Es muy necesario que los libros estén al alcance del niño (en sentido literal y figurado), que dediquemos tiempo para jugar con los niños y para leerlos y contarles cuentos, no sólo para antes de dormir. Dependiendo de la edad del niño ¿por qué no durante el baño?, cuando come, de camino a cualquier sitio… Yo soy madre de una pequeña de tres años y cuando vamos andando al cole vamos recordando el cuento de Por cuatro esquinitas de nada de Jérôme Ruillier mientras vemos las losas de la acera. Es la historia de cuadradito que juega con sus amigos los redonditos hasta que entran todos en casa grande, todos menos cuadradito, ¿por qué? Las formas geométricas, el valor de la amistad, el respeto por el diferente, estos temas y muchos más los encontraréis en este fantástico álbum. Desde aquí animo a las madres, a los padres, a las abuelas, a los abuelos. … a que lleven a los niños a las bibliotecas para escuchar cuentos juntos, compartir lecturas descubriendo libros fantásticos y contarlos luego en casa.
  • ¿Qué consejos nos das como contadora profesional?
  • Para animar a la leer al niño tiene que ver a los padres leyendo también, ellos imitan lo que ven. Si os gusta contar cuentos ya tenéis mucho ganado. Os animo a leer mucho, a curiosear libros en la librería o en las bibliotecas. También podéis contar los cuentos clásicos que tanto le gustan a los niños hoy en día. Y también contar anécdotas de cuando erais pequeños, esas les encantan.

Para mí es importante que la persona que cuenta un cuento lo viva, que juegue con la voz para diferenciar a los personajes, que se sorprenda, se asuste o ría mientras cuenta. Gesticular mucho y crear acciones o coreografías sencillas para que participe el niño: llamar a la puerta, hacer el son de la lluvia, emitir sonidos de animales… El niño que escucha cuentos no va a tardar mucho en inventar los propios y contarlos en casa y a los amigos. Y será muy amigo de los libros antes y después de saber leer.

[blockquote indent=”yes” ]Los cuentos alimentan la imaginación, estrechan lazos afectivos, ayudan a resolver conflictos, estimulan la memoria, amplían su sensibilidad, fomentan el amor por los libros…[/blockquote]

raquelqueizas2

[blockquote indent=”yes” ]El cuento es un mirador hacia el mundo, a través de la palabra evocan en su imaginación un mundo por descubrir donde todo es posible[/blockquote]

Si queréis seguir a Raquel Queizás podéis hacerlo a través de su web donde encontraréis los espectáculos y talleres.

Gracias Raquel por compartir este tiempo con nosotros!

[divider style=”dotted” height=”40px” ]

¡Compártelo!
Artículo anteriorLangstrump
Artículo siguienteCine en el MACUF

Escribe un comentario